CUIDADOS DE LAS JOYAS

individual para evitar arañazos con el roce de otras joyas. Es fundamental que te quites tus joyas antes de ir a dormir o para realizar algún deporte, así como la realización de labores típicas del hogar. Hay que tener especial cuidado si se trata de gargantillas y cadenas finas, las cuales son muy delicadas y pueden dañarse fácilmente. Por otra parte hay que tener especial atención con las joyas para bebés, ya que intentarán jugar con las esclavas, medallas, imperdibles… y es fácil que la enganchen o den un tirón, rompiéndose fácilmente. Por lo que recomendamos poner estas joyas un rato, y no ponerlas a diario, ya que una joya no es un juguete.

Para limpiar tus joyas de oro bastará con frotarla con una gamuza y/o agua jabonosa. El oro de 9 kilates es más delicado, hay que evitar el contacto exterior si la joya va a estar un tiempo sin usarse, de esta manera evitaremos que se oxide.

Cuidados para joyas con grabado

Utilizamos técnicas de grabación de gran calidad en nuestras joyas pero éstas se pueden deteriorar con el paso del tiempo y realizando determinados hábitos. Por ello te recomendamos:

  • No bañarse con la joya, especialmente en piscinas. El jabón y cloro son muy perjudiciales.
  • No usar productos como perfumes, lacas u otros cosméticos.
  • No exponer las joyas a productos abrasivos como lejía u otros productos de limpieza.
  • No realizar actividades deportivas con tus joyas, el sudor puede deteriorarla.
  • Evite exponer las joyas con foto de forma prolongada al sol.
  • También es importante cómo guardar las joyas. Cuando no las utilice, guárdelas en una bolsita o estuche individual.
  • Evita que sufran daños agresivos como golpes y ralladuras.
  • Limpia tus joyas con una gamuza de vez en cuando.

Cuidados para joyas con perlas

  • Es de gran importancia colocarnos las joyas que contengan perlas después de habernos maquillado, utilizado perfumes, lacas para el cabello, etc., pues todas estas sustancias son nocivas para las perlas, ya que interactúan con la capa del nácar y van poco a poco perdiendo su brillo inicial.
  • Para limpiar las perlas podemos frotarlas con una gamuza muy suave humedecida en agua. Si es preciso añadiremos un poco de jabón con un pH similar al del agua, pH7 y así eliminaremos los residuos naturales de nuestro cuerpo y los restos de cosméticos que puedan haber quedado en ellas.
  • Guardar de forma individual en su estuche para evitar que se rayen.
  • Mantener a una temperatura constante, alejar las perlas de fuentes de calor como aires acondicionados y radiadores.

Cuidados para joyas con piedras preciosas

  • Los diamantes, rubíes y zafiros son piedras preciosas fuertes, por lo que no necesitan un cuidado especial. Podemos frotar estas piedras con una gamuza de vez en cuando, si lo desea puede estar humedecida con agua jabonosa.
  • Las esmeraldas son piedras más delicadas y para limpiarlas se debe hacer con agua y jabón de ph7, igual que las perlas.